Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA VILLARCAYO DE MERINDAD DE CASTILLA LA VIEJA
VILLARCAYO DE MERINDAD DE CASTILLA LA VIEJA

El municipio de Merindad de Castilla la Vieja goza de un privilegiado emplazamiento en el centro de la comarca de Las Merindades. Su ubicación entre la cercana Cordillera Cantábrica y la Meseta, unida a la poderosa acción erosiva originada por los ríos Ebro, Nela y Trema, han condicionado este armonioso y contrastado paisaje, un claro ejemplo de espacio de transición bioclimática, con bosques donde conviven especies de clima mediterráneo, como la encina, la sabina o el madroño, con las propias del clima atlántico, como el roble, el haya o el arce.
El impresionante paraje que el rio Ebro ha originado en el desfiladero de los Hocinos, la Sierra de la Tesla o los hayedos de la Sierra de Tudanca son algunos de los espacios naturales que conforman el territorio y que contrastan con los extensos llanos de la merindad, repletos de cultivos agrícolas, cuidados pastizales ganaderos, huertas y frutales.
Junto a este único escenario natural se dispersan 30 entidades de población cargadas de historia y arte. Eremitorios, necrópolis, puentes, casonas, palacios, torres e iglesias románicas y góticas aparecen en la mayoría de los pueblos de la merindad.
La Merindad de Castilla la Vieja, como las Antiguas Merindades, estaba regida por un Merino que actuaba como delegado real. La fecha clave para Villarcayo llega en el año 1560, durante el reinado de Felipe II, cuando se establece en nuestra localidad la Capital de Las Merindades. Pero no es hasta 1975 cuando la villa de Villarcayo se une a la Merindad de Castilla la Vieja formando un único municipio.
En 1571 se otorgó a la Villa el derecho a organizar los lunes el mercado semanal. Villarcayo celebra, también, las ferias de Pascuilla y la del Corpus, esta última de gran tradición ganadera.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Además de las fiestas patronales de mediados de agosto, goza de gran renombre la verbena de Las Guindas, el 17 de julio, donde se degusta este tradicional licor. En los meses estivales los distintos pueblos de la Merindad celebran sus animadas fiestas patronales. La actividad cultural y deportiva está presente a lo largo del año con numerosos eventos como Carnaval, Semana Santa o los realizados en torno al mundo del caballo.
Los productos gastronómicos gozan de una merecida fama. El chorizo ha dado gran renombre a la villa, al igual que otros productos cárnicos como las morcillas, el cordero o las carnes de vacuno. Las patatas fritas, los quesos frescos, la miel y los productos hortícolas son otras de las exquisiteces, sin olvidar los productos que el medio natural nos ofrece, como las setas de temporada, las truchas o las piezas de caza.



QUE PUEDES PUEDES VER

Riberas de los ríos Nela y Trema
Los ríos Nela y Trema riegan las fértiles tierras de la depresión de Villarcayo. El Trema vierte sus aguas al Nela cerca de Bocos. La ribera del Nela está incluidas dentro de la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Existen varios senderos balizados para disfrutar de estos bellos parajes y bosques de ribera.

Necrópolis y eremitorios
En el municipio se conservan varias necrópolis y eremitorios datados entre los siglos VIII y IX. El complejo rupestre de Peña Horrero, en las inmediaciones de Fresnedo, esta formado por una extensa necrópolis excavada en la roca. Los senderos GR-1 y PR-BU 146 son una buena opción para acercarse a este enclave.


El legado Románico
Quizás el mejor ejemplo de este estilo artístico los encontramos en la iglesia de San Salvador de Escaño. Villalaín, Bocos, Villarías, Torme y Villacomparada de Rueda cuentan con otras iglesias y ermitas que muestran su primitivo aire románico. Según algunos autores, la iglesia San Andrés de Escanduso está considerada como una de las más pequeñas del románico universal.


Arquitectura popular
La casa tradicional responde al modelo conocido como “casa montañesa”, caracterizada por su volumen cúbico, fachada simétrica, gruesos muros de mampostería, escasos y pequeños vanos recercados por sillar y su solana o balcón de madera emplazado en la planta superior. En el centro del núcleo urbano de Villarcayo, esta solana se convierte en un mirador o galería acristalada y continua en la línea de la fachada.


Conjunto de Salazar
Las esbeltas torres de los Salazar, construidas entre los siglos XVI y XVII, fueron solar de esta importante familia nobiliaria. Salazar guarda entre sus calles numerosas casonas blasonadas, palacios y torres que se combinan con el sabor popular de sus casas más tradicionales. Su iglesia, sus ermitas, varias fuentes y un crucero completan este bello conjunto declarado Bien de Interés Cultural.


La Tesla, el Ebro y los Hocinos
Cerca de Remolino, el río Ebro se ha abierto paso entre las sierras de Tudanca y la Tesla, modelando el espectacular desfiladero de los Hocinos, un enclave natural compartido con el vecino Valle de Valdivielso. Hoy es posible recorrer a pie este impresionante cañón por una estrecha senda, el “GR-99 Camino Natural del Ebro”.


Rutas para caminantes
El sendero “GR-1 Sendero Histórico” llega a la merindad por el alto de Bocos y Peña Horrero, para atravesar Torme, Villanueva la Blanca y Salazar y continuar hacia Puentedey. El “GR-99 Camino Natural del Ebro” abandona Manzanedo para adentrarse en el desfiladero de los Hocinos. La Red de Senderos de Villarcayo está integrada por cinco pequeños recorridos circulares: el “PRC-BU 145 El Nela y el Trema”, el “PR-BU 146 Peña Horrero”, el “PRC-BU 147 La Ribera del Nela”, el “PRC-BU 148 Los Jueces de Castilla” y el “PRC-BU 149 Camino de Villarías”.


Iglesia y jueces de Bisjueces
La historia sitúa en las inmediaciones de Bisjueces el lugar donde Laín Calvo y Nuño Rasura, los dos primeros jueces de Castilla, impartían justicia. La bella iglesia parroquial de San Juan presenta un espectacular pórtico que cobija una portada en cuyos lados se sitúan dos nichos con las estatuas sedentes de los dos jueces. Esta declarada Bien de Interés Cultural desde 1991.


Arquitectura defensiva y señorial
Hoy se conservan numerosas casonas, palacios, torres y casa fuertes en poblaciones de la merindad como Andino, Santa Cruz de Andino, Bocos, Horna, Villanueva la Lastra, Villanueva la Blanca, Villacomparada de Rueda, Villalaín, La Aldea, Villarías, Torme o Salazar. Todas las torres están declaradas Bien de Interés Cultural.


Conjunto de Villalaín
Destaca por su arquitectura popular y sus casonas, la iglesia parroquial, la ermita de Nuestra Señora de Torrentero y el palacio de los Díaz Isla.


Villanueva la Blanca
Casonas y palacios blasonados de los siglos XV al XVIII y la esbelta iglesia de San Pedro, del siglo XVII, conviven con las tradicionales casas.


Conjunto de Torme
Cuenta con buenas casonas y el palacio de los López de Salazar. La iglesia de San Martín muestra sus primitivos elementos románicos.


El ferrocarril Santander-Mediterráneo
La gran obra de ingeniería que supuso la construcción de la línea del ferrocarril Santander-Mediterráneo en el primer tercio del siglo XX sigue hoy presente en toda la comarca. En Villarcayo se conserva la estación de Horna con sus diferentes instalaciones y una antigua locomotora Mikado.


La Villa de Villarcayo
En una fértil vega regada por el Nela, un pequeño lugar en torno a una fuente, llamado “Fonte Archayo” en la escritura de fundación del monasterio de Oña en el año 1011, se convertiría andando el tiempo en “Villa Arcayo” o Villarcayo.


Sede de la Audiencia Real
En 1560 Villarcayo fue elegido como el lugar más conveniente para que en él estuviera la Audiencia Real de las Merindades de Castilla Vieja. Este hecho fue clave para el crecimiento y prosperidad de la localidad.


Arquitectura popular y señorial
En el centro de Villarcayo la casa tradicional convivía con palacios y bellas casonas. En la calle Santa Marina se conservan las casonas blasonadas que presentan mayor interés, y que destacan por sus elegantes fachadas decoradas con escudos barrocos.


Conjunto urbano moderno
El conjunto urbano se configuró en torno a la Plaza Mayor, presidida por el Ayuntamiento y cruzada por el antiguo Camino Real de Burgos a Laredo. En la parte trasera de la Casa Consistorial se alza la Torre del Corregimiento, del siglo XVI. El Archivo Histórico hoy permanece guardado en una bella casona.



Arquitectura religiosa
La moderna iglesia de Santa Marina resalta por su volumen, las vidrieras y los mosaicos. La ermita de San Roque se sitúa junto al verde y amplio complejo de la Residencia Las Merindades.



El pulmón de la Villa: el Soto y el Nela
El Soto está formado por jardines, zonas arboladas, áreas de recreo y las estupendas piscinas naturales del río Nela. Las Francesas o la presa de Churruca constituyen un inigualable espacio para el paseo y el descanso.