Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA MERINDAD DE SOTOSCUEVA
MERINDAD DE SOSOTUEVA

La Merindad de Sotoscueva se identifica con el Monumento Natural de Ojo Guareña. En la amplia depresión del norte, al pie de la Cordillera Cantábrica, domina un paisaje donde densos bosques de hayas, robles y pinos se alternan con pueblos y verdes pastizales ganaderos que han sustentado durante décadas la economía del lugar.

Pequeñas poblaciones se reparten por los vallejos calizos del sur de la Merindad, donde los arroyos y ríos han originado abundantes grietas, simas, cañones, sumideros y cuevas.

Algunas de estas cavidades, conectadas entre sí, forman un gran complejo kárstico que, distribuido en seis niveles y con más 100 kms de desarrollo, es considerado como uno los más extensos del mundo: Ojo Guareña. En su interior existen muestras de

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

diferentes culturas que han poblado este territorio: grabados, pinturas rupestres, restos de cerámica, armas, e incluso huellas de nuestros antepasados.

La primera mención conocida de Sotoscueva y de Cornejo se encuentra en un documento de donación al Monasterio de Fistoles fechado en el año 816. El nombre de Sotoscueva pasó de un pequeño lugar “bajo la cueva” a todo el valle y posteriormente a toda la Merindad.
Desde sus orígenes, los concejos de los regidores de la Merindad han cambiado de escenario. Primero se celebraron en torno a una Encina Sagrada; luego se trasladaron a una cueva cercana a la Ermita de San Bernabé; finalmente, en 1.924 se pasó al nuevo edificio del Ayuntamiento, ubicado en Cornejo.


QUE PUEDES PUEDES VER

Monumento Natural de Ojo Guareña
Bajo una parte de la Merindad de Sotocueva se extiende el complejo kárstico de Ojo Guareña, declarado Monumento Natural y Bien de Interés Cultural. Este complejo de cavidades, con más de 100 km de recorrido, es el mayor de España y uno de los más grandes del mundo. En el interior de este frágil ecosistema, también se han encontrado pinturas y grabados rupestres prehistóricos.

Bajo la ermita de San Bernabé, uno de los principales accesos a las galerías, se encuentra el sumidero del río Guareña, que junto con el río Trema son los constructores del complejo.

Quienes deseen conocer con más detalle las características de este espacio natural pueden visitar la ermita de San Bernabé, acercarse a la Casa del Parque en Quintanilla del Rebollar o recorrer alguno de los diez senderos balizados que se dispersan por este bello entorno.

La Red de Senderos de Ojo Guareña y el sendero GR-1
Además de los diez senderos del Espacio Natural de Ojo Guareña, numerados entre el PR.C.BU 31 y 40, el sendero de gran recorrido GR-1 atraviesa la parte sur del municipio, concretamente las localidades de Sobrepeña y Nela.


Río Nela y salto de la Mea
En el sur de la Merindad de Sotoscueva, arroyos y torrentes procedentes del entorno de Dulla se dirigen al río Nela, dejando en el camino lugares de espectacular belleza como la población de Nela o el salto de la Mea, una cascada que solo aparece en épocas de lluvias y deshielo. 


Pozo del Infierno
Durante décadas, las aguas de esta surgencia de origen kárstico han sido aprovechadas para mover las piedras de un molino en la bella población de Quintanilla Valdebodres.


Arquitectura popular
Las casas tradicionales y otro tipo de construcciones como fuentes, lavaderos, potros de herrar y boleras utilizan un lenguaje más popular, pero no carente de valor.

En sus casas predomina la tipología montañesa, dominada por la simetría, marcada por la actividad ganadera y caracterizada por su planta cuadrada o rectangular, sus gruesos muros de mampostería, sus escasos vanos recercados por sillares, su gran solana de madera y su tejado a cuatro aguas. A veces, un elevado muro con un gran portalón cubierto por un tejadillo da acceso a un patio anterior a la construcción principal. En algunas casas, nuevos gustos más urbanos han convertido sus viejas solanas en cerrados miradores.


Desfiladero de las Diaclasas
Desde Cornejo, el sendero PR.C.-BU 40 atraviesa el desfiladero de las Diaclasas. Entre dos cortados rocosos el río Trema, habitualmente seco, ha modelado esta estrecha garganta, consecuencia de los efectos de la disolución de la roca caliza.


Los Canales de Dulla
Entre Villamartín de Sotoscueva y Quintanilla Valdebodres, varios arroyos han formado una sucesión de profundos barrancos conocidos como los Canales de Dulla. El sendero PR.C.-BU 33 parte de Quintanilla Valdebodres y recorre estos barrancos.


Necrópolis de San Félix
En el interior del robledal de Villabáscones se emplaza esta necrópolis altomedieval del siglo X. Consta de 24 tumbas antropomorfas excavadas en la roca, algunas de la cuales aún conservan la laja de piedra que las cubría.


Torres y casonas solariegas
En el centro de Quisicedo, la austera torre medieval construida por los Velasco, con sus elegantes portadas y ventanas, nos habla de otros tiempos. Grandes y elegantes casonas blasonadas se reparten por los pueblos de la merindad.


Conjuntos de Cornejo, Quisicedo y Quintanilla del Rebollar
En Cornejo encontramos importantes casas blasonadas, de grandes dimensiones y levantadas en sillar y mampostería. Quisicedo destaca por su arquitectura popular con enormes casas de estilo indiano con nobles jardines. A esto se unen la Torre de los Velasco y la iglesia de Santiago Apóstol, con restos románicos. En Quintanilla del Rebollar hallamos una interesante arquitectura popular aderezada por casonas y obras públicas, como la fuente-abrevadero y lavadero cubierto del siglo XIX. Las casas, de grandes dimensiones, se caracterizan por los balcones y los pronunciados aleros. En algunas de ellas encontramos patios cercados y escudos de armas.


Ermita de San Bernabé (Cueva)
Emplazada en un lugar mágico, la ermita de San Bernabé es la visita obligada en Las Merindades. Excavada en la roca, conserva en el interior el altar principal con la talla de San Tirso, una bóveda natural y laterales decoradas con pinturas de 1705 que narran los suplicios de San Tirso y pinturas de 1885 con escenas de los milagros de San Tirso y San Bernabé.


Montes del Somo: hayedos y robledales
En el norte de la merindad se eleva una amplia cadena montañosa denominada Montes del Somo, estribaciones de la Cordillera Cantábrica que sirven de divisoria natural con la comunidad cántabra. Aquí, rodeando al espectacular salto de agua de la Salceda, abundan los bosques de roble, haya y pino que se alternan con extensos brezales y verdes pastizales ganaderos.


El Ventanón
En las inmediaciones de Villamartín de Sotoscueva podemos descubrir “el Ventanón”, un arco natural formado en la roca caliza. Hasta él asciende el sendero balizado PR.C.-BU 32 que parte del aparcamiento del Alto de Concha.


El Arte Románico
En Butrera, la Iglesia de Nuestra Señora de Septiembre, declarada Bien de Interés Cultural, es una de las joyas del románico de Las Merindades. Resalta su decoración interior y exterior, con los magníficos relieves de la Adoración de los Magos y de Adán y Eva. Otras iglesias destacables se encuentran en Linares, El Rebollar y Quisicedo.


La Romería de San Bernabé
Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, esta romería congrega a miles de visitantes que acuden asiduamente el sábado siguiente al 11 de junio. Mercadillo, bailes, actos religiosos y el nombramiento del Carbonero Mayor preceden a la tradicional comida campestre. La Verbena y el juego de bolos en Cueva, ponen fin a esta intensa jornada.


Museo Etnográfico de la Merindad de Sotoscueva
Casa de las Siete Juntas del Valle (Quintanilla Sotoscueva).

El partido del Valle de Sotoscueva lo constituían siete lugares: La Parte, Entrambosríos, Vallejo, Quintanilla, Quisicedo, Villabáscones y Cueva. Como lugar de reunión de sus representantes, en el siglo XVIII se construyó esta casa hoy transformada en un museo de obligada visita.