Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA PARTIDO DE LA SIERRA EN TOBALINA
EL PARTIDO DE LA SIERRA EN TOBALINA

Los conocidos también como pueblos de la Sierrilla se localizan en plena Sierra de Pancorbo, en la zona más oriental de los Montes Obarenes. Valderrama, Ranera y Cubilla, históricamente vinculados al Valle de Tobalina, constituyeron a comienzos del siglo XIX, junto con  Villanueva de los Montes y Zangández (ambos integrados hoy en el municipio de Oña), un ayuntamiento independiente: el Partido de la Sierra en Tobalina.

Entre el valle y la montaña
Estos pintorescos pueblos presentan grandes contrastes entre sí. La capital del municipio, Valderrama, se extiende en dos barrios diferenciados. A más de 1.000 metros de altura, Cubilla posee un trazado urbano en forma de huso adaptado a la morfología del terreno. El río Molinar divide Ranera en dos barrios.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los tres conjuntos conservan interesantes casas construidas con piedra toba, adobe y paredes de mampostería o  entramados de madera.

El paso de Roma
En estas tierras aún se conservan algunos tramos de la vía romana del Portillo del Busto, que procedente de La Rioja se dirigía hacia los puertos del Cantábrico, pasando a orillas del río Molinar por Ranera, para cruzar el río Ebro cerca de Frías y continuar hacia el norte atravesando la Sierra de Árcena por el desfiladero del río Purón. Aunque es posible que se conserve algún elemento romano, casi todos los restos que hoy se pueden ver son medievales.
Otro vestigio del paso de Roma por estas tierras es una lápida hallada en Ranera datada en el siglo II de nuestra era, con una inscripción latina difícil de interpretar referida a alguien de nombre Calpurnia Patierna.



QUE PUEDES PUEDES VER

Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil
El municipio se encuentra incluido en el Parque Natural de Montes Obarenes - San Zadornil, un espacio de enorme interés geológico, geomorfológico y reserva de la biodiversidad. Esta incluido en la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Tanto la vegetación como el paisaje de los pueblos de este municipio, situados en una zona de transición entre las regiones bioclimáticas atlántica y mediterránea, presenta bastantes contrastes. En la parte más alta, el pueblo de Cubilla se encuentra rodeado de hayedos y de laderas en las que predomina el brezo. En las zonas más bajas, sin embargo es más abundante el quejigo, la encina, el boj, la sabina y el enebro.

El Pico Humión y otras rutas para caminantes
La imponente mole del Pico Humión separa a los pueblos de la Sierrilla del resto de pueblos del Valle de Tobalina. En la agreste ladera sur de este pico se encuentra el pueblo de Cubilla, desde el que parte un sendero balizado, el SLC.BU-93 Sendero de Cubilla, que se adentra en un frondoso hayedo, muy cerca de la cima.
Otros dos senderos recorren las tierras de este pequeño municipio: el sendero PR.BU-15 Raíces de Castilla, en su trayecto de Frías a Oña, pasa por la localidad de Ranera. El PRC.BU-96 Sendero de Ranera asciende por el cerro de San Miguel hasta Barcina de los Montes.


Los templos
En otros tiempos Valderrama tuvo varias iglesias y ermitas de las que hoy solo quedan algunos vestigios y la iglesia parroquial de la Santísima Trinidad. La iglesia de San Román de Cubilla resalta por su emplazamiento en el centro del conjunto y su complejo juego de volúmenes. De la original iglesia románica de la Natividad de Nuestra Señora de Ranera, construida a finales del siglo XII o comienzos del XIII, aún se conserva la cabecera y algunos interesantes canecillos situados al exterior.


La ruta del vino o “calzada napoleónica”
Con la finalidad de dar salida al vino de La Rioja hacia el puerto de Santander, a finales del  siglo XVIII, la denominada Real Sociedad de la Rioja Castellana inició la construcción del conocido como Camino Viejo de Logroño a Fuenmayor que continuó más tarde hacia el puerto de Santander, pasando por Pancorbo, Encío, Cubilla, Valderrama y Frías, posiblemente siguiendo el antiguo trazado de una calzada anterior. A pesar del esfuerzo realizado, este camino nunca llegó a ser una realidad. Como testimonio de esta construcción quedan en las cercanías de Cubilla y Valderrama restos de muros y algunas obras de drenaje transversal que recuerdan, por la técnica utilizada por los ingenieros de la Ilustración, a las obras de los romanos. Su posible utilización a comienzos del siglo XIX por las tropas francesas que invadieron la Península ha motivado que sea conocida también como la calzada de Napoleón.


Las Tumbas de los Moros
Esta es la denominación popular de un conjunto de varios sepulcros excavados en la roca y dos posibles eremitorios rupestres situados en un altozano cercano a Valderrama. Al sur de esta población, en el Alto de San Andrés, se conservan también algunos indicios de otro eremitorio rodeado de sepulcros similares a tantos otros existentes en el Valle de Tobalina. Su localización puede resultar compleja.