Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA VALLE DE MENA
EL VALLE DE MENA

En el límite con Cantabria, Álava y Vizcaya se extiende el Valle de Mena. Enclavado entre los Montes de Ordunte y la escarpadas cumbres de los Montes de la Peña, este valle presenta una gran diversidad natural que le ha hecho merecedor de la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y de su inclusión en la Red Natura 2000.

Las aguas de los ríos Cadagua, Ordunte, Arceniega, San Miguel y Ayega, modeladores de una accidentada geografía, se suman a las del Nervión antes de desembocar en el Mar Cantábrico. El Valle de Mena resalta por sus excelentes espacios naturales, donde la exuberante vegetación, en la que conviven hayas, encinas, arces, pinos, madroños y robles junto a otras especies, se alterna con amplios y verdes pastizales ganaderos que han supuesto la principal fuente de ingresos de los meneses.

La formación geológica más importante del valle, y que ha influido también en la conformación de un espacio singular con unas características propias, es el Diapiro de Mena. La Turbera del Zalama, de tipo cobertor, es otro de los espacios naturales que requieren especial atención y cuidado, así como el bosque de Loros (Prunus Lusitánica) que atesoran los montes de Ordunte. El nacimiento del río Cadagua, las abundantes cascadas, los pantanos y las riberas de los ríos son otras zonas de gran interés natural.

Ya desde el Neolítico se tiene constancia de la ocupación del Valle de Mena. La etapa romana se atestigua con una calzada que atravesaba el valle. En la Edad Media, Mena formó parte de la primitiva Castilla y conoció una época de expansión gracias al asentamiento de numerosos y pequeños monasterios como el de Taranco, en cuya acta fundacional, fechada el 15 de septiembre del año 800, aparece por primera vez escrita la palabra Castilla. En este periodo se levantaron numerosas torres y casas-fuerte, ejemplo del poder de las familias nobiliarias de la zona.

El arte románico ha dejado en el Valle un extenso legado caracterizado por su gran calidad. Destacan, entre otras, las iglesias de San Lorenzo de Vallejo y Santa María de Siones.

La casa tradicional a veces se adosa formando estrechas callejas, y en las zonas más próximas a Álava y Vizcaya, el caserío aislado es una construcción habitual. Los pequeños pueblos y barrios que salpican el Valle se caracterizan por sus construcciones, perfectamente integradas en este preciado entorno. Es frecuente encontrar sólidas casonas de buena arquitectura que, al igual que las torres defensivas, pertenecieron a las familias más poderosas.

Este atractivo entorno favorece la práctica de deportes al aire libre como senderismo, bici de montaña, equitación, caza o pesca. Para aquellos que deseen pasear y conocer los bellos rincones del valle, existe una

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

amplia red de caminos locales, así como el GR-85, cuya primera etapa parte de Villasana hacia Castrobarto atravesando la Peña por el puerto de la Magdalena.

El día 8 de mayo se celebra en Cantonad el día de la patrona del Valle. En Taranco se rinde homenaje al Nombre de Castilla. Además de las fiestas de Villasana, en honor a San Antonio, las distintas localidades de Mena se llenan de color con la celebración de sus fiestas patronales. Con el paso de los años, el Festival Internacional de Folclore se consolida. La oferta deportiva y la programación cultural son muy amplias. Para degustar las especialidades locales, como truchas, cordero asado, cocido menés o las cotizadas setas de abril, es recomendable acudir a uno de sus afamados restaurantes, y más aún durante las Jornadas Gastronómicas.



QUE PUEDES PUEDES VER

Montes de la Peña y de Ordunte
Entre los Montes de Ordunte, Sierra Salvada y el crestón calizo de la Peña se extiende el verde Valle de Mena. Englobados dentro del sector más oriental de la Cordillera Cantábrica, los Montes de Ordunte sirven de frontera natural con la comunidad cántabra y vasca. Están incluidos dentro de la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).     

Cascadas de Aguasal y del Hijuela
El río Ordunte, cerca de su nacimiento, forma una pequeña y poco conocida cascada llamada Aguasal. El pequeño río Hijuela forma dos cascadas de gran belleza entre Irús y Arceo. A ellas se puede acceder desde la calzada empedrada que, partiendo de la iglesia de Irús, llega hasta Arceo y que se encuentra balizada como Calzada de Mena o de las Enderrozas.


Pantano de Ordunte
Este pantano recoge las aguas de los ríos Ordunte y Cerneja. Construido en 1934 para abastecer de agua a Bilbao, todo su perímetro es recorrido por el sendero Camino del Calcolítico, en referencia a los restos de asentamientos de la Edad del Cobre encontrados en las inmediaciones.


El Legado Románico
Este estilo artístico ha dejado una gran impronta en el Valle de Mena con dos de las mejores iglesias románicas de la provincia. La iglesia de Santa María de Siones fue levantada entre finales del siglo XII y principios del XIII. La iglesia de San Lorenzo de Vallejo tiene un bello ábside y exhibe una rica ornamentación. Ambos templos fueron declarados B.I.C. en 1931.

Otros elementos románicos de interés son la iglesia de San Pelayo de Ayega, la portada de San Pedro de Bortedo, el tímpano de El Vigo y la tapa de sepulcro de Vivanco.


Ferrerías y Molinos
La abundancia de ríos y arroyos que surcan este hermoso valle favorecieron la instalación de cerca de 45 molinos y 9 ferrerías.  El último molino en cesar su actividad fue el de Vallejo, a finales de los años 90.


Edificaciones defensivas
Se tiene constancia de la existencia de más de 20 torres de las que aún se conservan 15, todas ellas declaradas como Bien de Interés Cultural en la categoría de castillos en 1949. Sus construcciones se suelen situar entre los siglos XIV y XV aunque existen algunas de época posterior. Destacan, por sus características y su buen estado de conservación, las torres de Lezana, Villasana, Cozuela, Maltranilla y la Llana.


Nacimiento del río Cadagua
Las aguas del río Cadagua brotan en un bello enclave situado bajo el Puerto de la Magdalena, en los Montes de la Peña, conocido como el Bocarón o la Cencerrona. Esta surgencia de origen kárstico se localiza en las proximidades del camino rural que une Cadagua y Lezana.


Puertos, caminos y calzadas
La privilegiada situación del valle, en el eje de las principales rutas comerciales entre la meseta y los puertos cántabros, hizo que existieran numerosos pasos de montaña y caminos transitados desde tiempos lejanos, como el Puerto de la Magdalena y el Túnel de la Complacera, construido para facilitar la comunicación con el vecino Valle de Losa. Entre Irús y Arceo discurría el Camino Real de las Enderrozas.


EL GR-85
Desde Villasana parte el GR-85 Sendero Histórico que, con casi 165 kilómetros, recorre la mayor parte de Las Merindades. La primera etapa comienza en Villasana, atraviesa el valle, pasa junto a Cadagua y asciende por el Puerto de La Magdalena hasta Castrobarto, al otro lado de los Montes de la Peña.


El chacolí
Ya desde el siglo IX se tiene constancia escrita del cultivo de la vid en el Valle de Mena. El vino que aquí se produce se llama chacolí y según Madoz, y su famoso diccionario, el chacolí se producía no sólo en el País Vasco, sino también en las Montañas de Burgos, zona que engloba todo el tercio norte de la provincia. Actualmente se sigue produciendo a pequeña escala este caldo singular.


Villa de Villasana de Mena
El conjunto histórico de Villasana se articula en torno a una calle principal, la de El Medio, y dos paralelas a ésta, la Encimera y la Bajera o Nueva. Éstas, a su vez, están cruzadas por tres callejas. En el centro se encuentra la Plaza de Santa Ana. En el conjunto destacan la Casa Fuelle (construcción popular de los siglos XIV-XV en entramado de madera), el Palacio de Sancho Ortiz de Matienzo (palacio mudéjar construido entre finales del siglo XV y comienzos del XVI), el Convento de Santa Ana (con su capilla gótica y convento mudéjar), y la Torre de los Velasco (levantada a principios del siglo XV). Tanto el palacio como la torre están declarados B.I.C.


Cascadas de Peñaladros y San Miguel (Valle de Angulo)
En el singular Valle de Angulo podemos observar dos preciosas cascadas que forma el río San Miguel. En el cortado rocoso de Sierra Salvada se encuentra la cascada de San Miguel, observable en épocas de fuertes lluvias y deshielo. En las proximidades del pueblo de Cozuela, el mismo río forma una los saltos de agua más bellos del norte peninsular: la cascada de Peñaladros.


Hayedos de Leciñana y Haedo
En las inmediaciones de estas dos localidades, la primera situada en la subida del puerto del Cabrio y la segunda en el Valle de Angulo, se pueden contemplar dos extensos hayedos. Estos frescos y mágicos bosques también se extienden por otros espacios del territorio menés.


Arquitectura popular y conjuntos de interés
Dentro de la tipología tradicional de la vivienda del Valle de Mena se distinguen dos etapas: una medieval, con incipientes entramados urbanos formados por casas estrechas y adosadas unas a otras (con ejemplos en Villasana, Irús, Arceo, Vallejo, Caniego, Vivanco o Lezana), y otra a partir del siglo XVIII, donde nos encontramos con la casa cúbica menesa. Éste tipo de casa se caracteriza porque tanto en la división interna como en la fachada presentan nueve huecos.


Arquitectura Indiana
Los meneses que emigraron al Nuevo Mundo en busca de fortuna y regresaron a Mena, construyeron aquí grandes casonas ennoblecidas con blasones e identificadas por la presencia de arboles exóticos, como las palmeras, en sus jardines. Tenemos buenos ejemplos en Artieta, Araduenga, Cadagua o Paradores.


Santuario de la Virgen de Cantonad
Sobre la localidad de Vivanco, en la cima de una colina, nos encontramos con el Santuario de Ntra. Sra. de Cantonad, patrona del Valle de Mena. Allí, cada 8 de mayo, los meneses se reúnen para honrar a su patrona. Desde las campas que circundan el santuario se tienen unas espectaculares vistas de este hermoso valle.