Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA LOS ALTOS
LOS ALTOS

A comienzos del siglo XX se creó el municipio de Los Altos. Este término municipal, caracterizado por los grandes contrastes paisajísticos, ocupa una zona de transición entre el páramo castellano y el Valle del Ebro. Las soledades del páramo, de mezquina vegetación y horizontes infinitos, contrastan con bellos y abruptos parajes como la Hoya de Huidobro, o los verdes y angostos valles cubiertos de bosques caducifolios que descienden hacia el cauce del río Ebro.

En la zona norte, ocupada por la Sierra de Tudanca y bañada por el caudaloso Ebro, el colorido verde está presente en robredales, hayedos, encinares, huertas y riberas.
Ambas zonas presentan numerosos espacios naturales de interés: el páramo de Masa, el valle de Ahedo, la hoya de Huidobro,  los Tornos de Tudanca y la ribera del Ebro. Su gran diversidad paisajística, faunística y vegetal le han hecho merecedora de su inclusión en el Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón.
De todo el patrimonio municipal, llaman la atención los enigmáticos y misteriosos dólmenes de corredor; se trata de enterramientos megalíticos con más de 5.000 años de antigüedad. De este conjunto de dólmenes destacan los de Huidobro y Porquera.
El arte románico nos legó ejemplos de gran calidad, entre los que resaltan las iglesias de Escobados de Abajo, Huidobro y Ahedo de Butrón.
Los pueblos aún conservan su auténtico sabor: casas populares de piedra y madera, y junto a ellas pequeñas huertas. En algunas de estas casas, levantadas por las familias más poderosas del entorno, hoy es posible encontrar sus blasones expuestos en las fachadas.
A lo largo de la historia, el puerto de la Mazorra, junto a la antigua calzada de El Almiñé, ha sido un paso obligado en la comunicación entre la Meseta y los Puertos del Cantábrico.
Este privilegiado entorno se presta para la práctica de los deportes en contacto con la naturaleza. Además de los paseos a pie, en bici de montaña o a caballo por sus senderos, el Ebro ofrece grandes posibilidades para los amantes de la pesca, el piragüismo y las aguas bravas.
Las fiestas patronales, celebradas en los meses estivales, y la Semana Santa han gozado de una merecida fama debido a su carácter popular.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Junto a las cotizadas setas de temporada, la fruta de la ribera del Ebro, las excelentes patatas y los quesos artesanales de Dobro son los productos gastronómicos cada vez más demandados.


“ad fonte Albiella de Cuerno de Buetrone...”
Durante los siglos altomedievales, estos territorios se encontraban en la zona de influencia del cercano castro de Siero, que dio nombre a uno de los alfoces en que se organizó la primitiva Castilla. En un documento del monasterio de Cardeña del año 945 se mencionaba un “Castrello in alfoce Siero... ad Villaescusa” y un lugar llamado “Cuerno de Buetrone” que corresponde al lugar, hoy despoblado, de Villalta. Según una tradición oral, fue Carlos V, en una ocasión en la que tuvo que pernoctar en este pueblo, quien le cambió el nombre de “El Cuerno” por el de Villalta.

QUE PUEDES PUEDES VER

Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón
Parte del municipio está incluida en el Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón. El río Ebro y su afluente el Rudrón han modelado un espectacular paisaje dominado por profundos cañones de caliza. La diversidad de especies animales y vegetales que viven en este entorno y la excelente conservación de las masas forestales justificó la declaración de esta zona como Parque Natural y su inclusión en la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El legado neolítico: Los dólmenes
Varios dólmenes son mudos testigos de las gentes que, con sus ganados, poblaron estas altas parameras en el Neolítico, hace unos 5.000 años.
El dolmen de El Moreco, próximo a Huidobro, y el dolmen de La Cotorrita, cerca de Porquera de Butrón, son “sepulcros de corredor”: una estructura funeraria con una cámara circular y un largo corredor orientado hacia la salida del sol. El dolmen está rodeado por grandes lajas verticales de piedra.

El legado medieval: El arte románico
La iglesia de Ahedo de Butrón destaca por su excepcional portada, cuyo tímpano muestra un magnífico relieve de la Epifanía, relacionado con el segundo taller de Silos. En Escobados de Abajo, la pequeña ermita de Nuestra Señora de la Oliva conserva una decoración escultórica de gran calidad. La riqueza escultórica del templo de Huidobro, los restos románicos de las iglesias góticas de Dobro y Porquera de Butrón y algunas piezas de las iglesias de Quintanilla-Colina y Villaescusa de Butrón, constituyen otros ejemplos del legado medieval de la arquitectura religiosa.

Arquitectura popular y conjuntos de Ahedo de Butrón y Tudanca
El contraste paisajístico se refleja en la configuración de los pueblos de Los Altos. La arquitectura popular de las zonas más altas y frías es más austera, con casas con sus pequeñas y escasas ventanas. En las otras zonas son frecuentes las clásicas solanas de madera.
Los conjuntos urbanos de Ahedo de Butrón y Tudanca resaltan por el encanto de su trazado urbano y su sabor popular. En los pueblos son habituales las casonas señoriales. También se conservan molinos, fuentes, abrevaderos, dujos e incluso alguna lobera.

Desfiladero de los Tornos de Tudanca
Camino del Valle de Manzanedo, el río Ebro se ha abierto un dificultoso paso en la Sierra de Tudanca: el bello desfiladero de los Tornos. Desde Tudanca, los senderos GR-85 y GR-99 atraviesan esta espectacular hoz.

El páramo
Esta extensa zona llana, cercana a los 1.000 metros de altura, se caracteriza por su escasa vegetación, sus duras condiciones climáticas y su fauna variada.

La Hoya de Huidobro
Una depresión casi circular, presidida por la Peña Otero, rodeada por impresionantes crestones calizos y tapizada por bosques de robles y hayas, contrasta con el cercano páramo.

Rutas para caminantes
Procedente de Valdivielso, el GR-85 Ruta de los Sentidos pasa por Dobro, Ahedo y Tudanca. El GR-99 Caminos del Ebro recorre la cuenca de este río y asciende el puerto de los Tornos.