Cargando...

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LAS MERINDADES INTRO. GENERAL TURÍSTICA CILLAPERLATA
CILLAPERTALA

En un amplio recodo trazado por el río Ebro tras salir del desfiladero de La Horadada para recibir las aguas del Jerea poco antes de adentrarse en el amplio y fértil Valle de Tobalina, se ubica la única localidad del pequeño municipio de Cillaperlata. La que antiguamente fue villa perteneciente a la Merindad de Cuesta Urría es desde el siglo XIX un municipio independiente que extiende su reducido término al norte de la Sierra de La Llana, en el extremo occidental del Parque Natural de Montes Obarenes.

Cillaperlata, hasta mediados del pasado siglo, estuvo dividida en dos barrios. El barrio de Arriba o La Revilla se encuentra abandonado y hoy sólo se pueden ver algunas ruinas entre la maleza. El barrio de Abajo es un pequeño núcleo, que pese al paso del tiempo ha sabido mantener un auténtico y armonioso sabor tradicional en sus pequeñas plazas, su fuente, su lavadero, su iglesia, sus casas de arquitectura popular y sus fértiles y coloridas huertas regadas por el cercano Ebro, cuyas aguas remansadas por el embalse más antiguo de la provincia de Burgos contribuyeron a comienzos del siglo XX al desarrollo de Bilbao y su entorno generando la electricidad que

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

demandaban sus industrias.

“et in alfoz de Petralada...” : la cella de Piedralada
Cillaperlata es un nombre que nos habla de su origen. La palabra “cella” designa en latín un recinto destinado a almacenar algo, pero en los primeros siglos medievales se utilizó también para referirse a las pequeñas cuevas o eremitorios rupestres que, a modo de celdas, servían de habitación a los anacoretas y ermitaños que hacían vida retirada en las montañas. La expresión “petralata” significa en latín “piedra ancha”. Por lo tanto Cillaperlata sería la “cella” de la piedra ancha. De aquí vino también el nombre del alfoz de Petralada o Piedralada, una de las demarcaciones territoriales en que se dividió el Condado de Castilla y al que perteneció Cillaperlata.

QUE PUEDES PUEDES VER

El Covanuto y la Cueva Grande
En toda la comarca del Alto Ebro son muy abundantes los ejemplos de eremitorios rupestres en los que, en la alta Edad Media, se instalaron colonias de ermitaños. A orillas del Ebro, bajo una parte del caserío del barrio de Abajo, aún se pueden ver los eremitorios “el Covanuto” y la “Cueva Grande”.

Iglesia de Nuestra Señora de Covadonga
La iglesia parroquial del barrio de Abajo, denominada de Santa María hasta el siglo XVIII, está bajo la advocación de Nuestra Señora de Covadonga. Los pocos elementos románicos que se conservan en ella proceden del monasterio de San Juan de la Hoz y de la antigua iglesia de San Juan Bautista, parroquia del barrio de Arriba.

En su interior se conservan dos tallas de madera policromada de la Virgen con el Niño. La advocación del templo a Nuestra Señora de Covadonga es el origen de distintas interpretaciones sobre la relación de esta imagen con la “Santina” asturiana.


La ermita de Encinillas y la “Virgen del Negro Día”
La pequeña ermita de Encinillas se encuentra en medio de un pinar entre Cillaperlata y Trespaderne. La leyenda cuenta que en el lugar en el que se levanta esta ermita se libró en el siglo VIII la conocida como “Batalla del Negro Día”, en la que las tropas cristianas, para rechazar a las musulmanas, tuvieron que pedir a la Virgen que alargara unas horas aquel negro día.


Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil
Cillaperlata está incluida en el Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil. El río Ebro es uno de los modeladores de un bello paisaje de profundos desfiladeros. El espacio está incluido dentro de la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Los senderos PRC-BU 105 Vuelta por Valdenubla y PRC-BU 106 Sendas resineras de la Llana recorren el municipio.


Monasterio de San Juan de la Hoz
En la entrada de un estrecho desfiladero, en plena Sierra de la Llana, se encuentran las ruinas del antiguo Monasterio de San Juan de la Hoz. Ya documentado a finales del siglo VIII, desempeñó un importante papel en la repoblación del Alto Ebro. Las ruinas del monasterio revelan la superposición de varias épocas constructivas desde el prerrománico.

En sus inmediaciones se localizan 84 tumbas, la mayoría excavadas en la roca entre los siglos VIII y XI, de algunos monjes del monasterio. Más arriba se encuentran los restos de la granja de Valdenubla, durante siglos dependiente del monasterio de San Juan de la Hoz.


Senderos GR-85 y GR-99
Una etapa del Sendero de Las Merindades, GR-85, une Frías y Trespaderne pasando junto al arruinado monasterio de San Juan de Hoz. También el GR-99, Camino Natural del Ebro, transita junto al curso del río.